La iniciativa proviene de Anna Albert de Artenseda, Cecilia y Mercé de Desedamas, y Rosa Torres, las organizadoras de este bonito proyecto que nace durante el confinamiento, con el objetivo de mostrar nuestro trabajo, hacer visible nuestro colectivo y poner un toque de color a través de la seda en esta época de pandemia mundial.

Y todas las obras tienen un punto en común, están inspiradas en un acto reflejo vital, RESPIRAR.

60 pintor@s compartimos la manera de respirar, a través de los colores plasmados en la seda.

Masseda participa en este proyecto con un dibujo inspirado en el mar, en el aire fresco de la noche, en la grandeza de la naturaleza.

Es una seda de excelente calidad, medida 90x90, realizada con la técnica de reserva con gutta, mezclando tonalidades, siempre con el toque de fantasía que nos caracteriza.

Es una pieza única hecha con mimo y delicadeza.